About

QUESOS LOS TILOS: ANÉCDOTAS, SUEÑOS Y PASIÓN

Conoce más

Volver a la gama de quesos

QUESOS LOS TILOS: ANÉCDOTAS, SUEÑOS Y PASIÓN

Germán Larraín es el mentor de nuestra marca y, entre los que saben de queso, una de las personalidades más reconocidas en Chile. Siendo hoy en día nuestro maestro quesero, y quien actualmente se desempeña como Gerente de Desarrollo, Germán nos cuenta lo que hay detrás de nuestros productos y lo que envuelve al mundo del queso.

¿Cómo fue que ingresaste al mundo del queso?

Me acuerdo que cuando era chico, en el campo se fabricaba quesos como algo común y normal. Crecí oyendo sobre ventas, buenas marcas y producción del queso, pero… la verdad, ¡jamás pensé que terminaría trabajando en quesos!

Sobre mi experiencia, estudié en la Escuela Agrícola Adolfo Matthei en Osorno, y comenzamos produciendo quesos en Los Tilos en 1980, época en que se contrató a Fundación Chile como asesor. Así fue como terminé haciendo la práctica con la Fundación y aproveché de hacer mi memoria en un queso llamado Colby, muy similar al Cheddar.

Después me quedé trabajando ahí en un proyecto de queso de cabra. Al tiempo me retiré y me vine a trabajar a la Hacienda Los Tilos, donde empecé a desarrollarme en el fascinante mundo de la lechería y la quesería.

Acerca del queso: ¿Qué significa para ti?

Para mí, el queso es apasionante. Da muchas alternativas para desarrollar variados productos y, a la vez, el resultado va a tener la característica del lugar donde se hizo gracias a factores como clima, alimentación, temperatura, entre otros, los que le otorgan al queso una originalidad y características difíciles de igualar. Personalmente, soy un amante del queso porque es muy rico en sabor, calidad nutritiva y, además, es 100% natural.

Sabemos que has probado diversos quesos en tus viajes ¿Qué rescatas de esas experiencias?

Hace unos años realizamos un viaje a Francia donde recorrimos varias queserías en las que me di cuenta de otras realidades, ya que allá la cultura del queso está muy desarrollada. A partir de esa experiencia, uno de mis objetivos es lograr educar al cliente chileno y que entienda la riqueza y nobleza que hay detrás del queso, que el mercado chileno valore eso.

Gracias a este viaje, también comenzamos a producir toda nuestra línea francesa adaptándola a los gustos chilenos. En Francia están acostumbrados a los sabores fuertes, pero rescatamos lo mejor de ese tipo de producción para adaptarlo al mercado chileno.

Hablemos del queso Camembert: ¿Qué es lo mejor que ofrece esta variedad?

Este queso se elabora en Francia de muchas formas… hay variaciones en sabores. En fin: un queso con muchísima historia.

Y, en el caso de Chile, particularmente nosotros, hemos logrado diferenciarnos en que nuestro producto no desarrolle olores ni sabores muy fuertes. Por lo demás, tenemos una versión premium que es de leche de vaca, y también la versión 100% cabra ¡Ambos han tenido muy buena aceptación en el mercado chileno!

¿Tienes alguna anécdota que nos puedas contar y que tenga que ver con queso?

Hace años, cuando trabajaba en la Fundación Chile me pidieron desarrollar un queso más barato en el que debía reemplazar la materia grasa de la leche por aceite de coco desodorizado, y el proceso anduvo bastante bien, pero al momento de probarlo ¡nos dimos cuenta que era pésimo! (ríe). Por eso digo que el queso es un producto muy natural, al cual es muy difícil incorporarle ingredientes que no sean lácteos.

Como parte de Los Tilos, ¿cuáles son tus sueños?

Seguir creciendo, manteniendo la calidad y las características de cada producto. Seguiremos aumentando nuestro mix de productos, logrando que los consumidores puedan catar los quesos, tal como ocurre con los vinos.

Al mismo tiempo, somos exigentes con nuestra producción y la calidad de nuestros quesos, eso es lo que más nos importa; la calidad es nuestra prioridad. Junto a ello, queremos, a toda costa, crear una cultura del queso, es decir, que el consumidor comprenda el proceso que hay detrás, tal como ocurre con el vino.

¿Qué crees que se puede hacer para que la gente se atreva a conocer nuevos sabores?

Bueno, hay que lograr transmitir la cultura quesera a nuestros consumidores. Por ejemplo, son súper importantes los días de maduración y la temperatura del producto. Si la gente entiende, puede en sus casas terminar la maduración del queso y comerlos en el momento preferido de cada paladar ¡Definitivamente ese día podremos hablar de cultura quesera!

¿Cuál dirías que es la combinación perfecta para el queso?

En cuanto a los quesos, hay todo un mundo por descubrir, por lo que no existe una receta perfecta. Todas las combinaciones que hagas pueden quedar muy buenas dependiendo del paladar de cada persona. Si tengo que hacer una recomendación, diría que el Savoyard queda maravilloso con un vino blanco o con un Carménère.

Finalmente, y pensando en los más pequeños del hogar ¿Qué queso se recomienda?

A los niños les encanta hacerse panes con queso derretido. Para ellos, recomiendo el Mantecoso Los Tilos, ya que se funde muy bien… ¡y realmente es exquisito!